Tokio Hotel World

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

^-^Dediado a todos los Aliens ^-^


    Capitulo 10: Un Nuevo Pretendiente Para Bill

    Alisson Kaulitz
    Alisson Kaulitz
    Presidenta
    Presidenta


    Mensajes : 392
    Fecha de inscripción : 03/07/2011
    Edad : 30
    Localización : Leipzig, Alemania

    Capitulo 10: Un Nuevo Pretendiente Para Bill Empty Capitulo 10: Un Nuevo Pretendiente Para Bill

    Mensaje  Alisson Kaulitz Miér Jul 06, 2011 11:43 am

    Capitulo 10: Un Nuevo Pretendiente Para Bill Amigoj

    Estando Tom en su habitación no logra conciliar el sueño, no entiende porqué no logra sacar de su cabeza a Bill, piensa en el beso que hace unos segundos le ha robado.

    - Billy que me has hecho, me tienes como loco. Que se me hace que por fin has logrado tu objetivo y me has enamorado (concluye con una hermosa sonrisa, en eso el teléfono empieza a sonar una y otra vez). Pero quien será a esta hora (mira el reloj preocupado y se levanta de inmediato rumbo al teléfono). Hola – Saluda al levantar el auricular.

    - Que hay amigo, disculpa que te hable a esta hora, sé que es muy tarde pero hubo cambio de planes.

    - ¿Andreas?

    - Si amigo soy yo, Tom creo que te veré antes del tiempo estimado.

    - ¿Pero que ha sucedido?

    - No tenía nada que seguir haciendo en Berlín amigo, así que me vine antes de tiempo, estoy en la central de autobuses de Hamburgo ¿puedes venir por mi?

    - Por supuesto viejo, ahora mismo salgo para allá.

    - Gracias amigo, no esperaba menos de ti.

    - Tranquilo sabes que cuentas conmigo para todo.

    - Te espero entonces, mira discúlpame por haberte despertado, imagino que estabas bien dormido.

    - (Sonríe levemente) yo dormido, que va amigo nada que ver, no puedo quedarme dormido.

    - Y eso a que se debe.

    Tom sintió demasiado pronto para hablar de sus sentimientos por Bill ya que apenas se va dando cuenta de ellos, por lo que prefirió no decirle nada a Andreas por el momento.

    - Por nada amigo, sólo que no tengo sueño. Salgo para allá en un momento.

    - Ok amigo, aquí te espero.

    Son las tres de la madrugada, Tom sabe que difícilmente lograra dormirse después por lo que de una vez se da una buena ducha y se arregla.

    - Despertaré a Bill, él debe acompañarme no puedo traer un extraño para él a la casa sin que lo sepa.

    Muy bien perfumado y arreglado camina hacia la habitación de Bill, se sienta a su lado y no tiene ni necesidad de despertarlo pues el agradable aroma que despide lo hace despertar, abre sus ojos y ve a Tom contemplando su sueño.

    - Tommy… ¿Qué haces aquí?

    - Es hora de levantarse (mira hacia el pequeño reloj que tiene en su mesita de noche y se asombra), ¡es muy temprano aun!

    - Si que lo es, pero la noche a terminado para nosotros, vamos a salir Bill. Bueno eso si tu quieres acompañarme.

    - Claro que quiero Tommy, a donde tu vayas quiero ir yo. ¿Pero a donde iremos a esta hora?

    - Mi amigo Andreas llamó, ya está aquí en Hamburgo.

    - Y que no dijo que venía en una semana.

    - Si pero ya vez, hubo cambio de planes.

    Admira a Tom por unos segundos y exclama:

    - Veo que tu ya te arreglaste, estas muy guapo Tommy.

    - (Se sonroja un poco) gracias Bill, ahora ve a ponerte guapo tu.

    - Si Tommy me bañare y arreglare rapidísimo, ya veras.

    Eso era algo no muy creíble para Tom pues sabe lo tardista que su lindo huésped es, por lo que se pone a limpiar un poco la casa mientras Bill se ducha y arregla, coloca algo de música para ambientar un poco lo silencioso del lugar. Las primeras notas de su banda favorita se hacen escuchar.

    Suena I Don't Want to Miss a Thing

    Bill escucha la melodía de la banda que tanto le gusta, le alegra tener los mismos gustos musicales que su amor y mientras la refrescante agua cae por su cuerpo canta sin percatarse que Tom le escucha desde la sala.

    - Billy que bien cantas – Exclama mientras lo escucha.

    Pasan unos minutos y sale el crestadito del baño, Tom se dirige a él mientras termina de barrer.

    - Tienes una muy linda voy Bill, bien podrías ser cantante.

    - ¿Cantante yo? No Tom, no lo creo, me basta y me sobra con…

    Bill a hablarle de sus sentimientos iba a Tom pero la melodía del celular de éste lo interrumpió, nuevamente se trata de Andreas.

    - Tom amigo que paso, que no se suponía que ya venias para acá.

    - Si amigo ya voy, no seas impaciente.

    - ¿Por qué tardas tanto?

    - Bueno porque no iré sólo. Bill irá conmigo.

    - No sabes cuanta curiosidad tengo por conocer a ese Bill, me has hablado mucho sobre él.

    - Te caerá rebién estoy seguro, Bill es muy dulce.

    - Mmmm… pues si es tan dulce espero resistir la tentación a comérmelo como postre.

    El comentario no agrado en nada a Tom y prefirió cortar antes que enfadarse.

    - Te dejo entonces, ya llegaremos – Corta dejando muy extrañado con su actitud a su amigo.

    - ¿Era Andreas?

    - Si Bill, apresúrate porque ya esta desesperado.

    - Si Tommy ya voy.

    Bill entra en su habitación y se arregla hasta quedar perfectamente hermoso.

    - ¿Bill te falta mucho? – Pregunta Tom desde fuera.

    - No Tommy, ya estoy listo. Puedes entrar.

    Tom entra y se maravilla con la belleza que contemplan sus ojos.

    - Te ves muy lindo pequeño.

    - Gracias Tommy.

    - Nos vamos.

    - Si Tommy vamonos, oh espera casi se me olvida, mi bolso.

    - Oh si… no puede faltarte.

    - (Asiente) siempre lo llevo conmigo, ahora si Tommy podemos irnos.

    Salen del apartamento y se dirigen hacia el estacionamiento, suben al auto y se dirigen hasta donde se encuentra Andreas.

    - ¿Por qué tardas tanto Tom? Ya estoy aburrido de estar aquí – Expresa Andreas mientras camina de un lado a otro, en eso el auto de Tom se hace notar, por fin han llegado.

    - Andreas amigo, que gusto verte después de tanto tiempo – Dice Tom a la vez que saluda a su amigo con un eufórico abrazo.

    Andreas se percata de la presencia de Bill que se encontraba unos centímetros tras de ellos.

    - ¡Wow! Y este chico tan lindo quien es, no me digas que eres ¿Bill?

    - Si soy Bill, mucho gusto (extiende su mano en señal de saludo, para sorpresa de Tom su amigo en vez de estrecharle la mano se la besa).

    - El gusto es mío Bill. Te habían dicho que tienes unos ojos preciosos.

    - (Bill se ruboriza un poco) creo que no.

    - Pues los tienes. Tus ojos son muy hermosos tal como lo eres tú.

    Tom no sale de su asombro, ¿su amigo esta flirteando con Bill? O es solo su imaginación que le esta haciendo percibir eso, no soportando más tanta coquetería de parte de Andreas expresa:

    - Vaya, veo que sigues siendo todo un don Juan. Pero me extraña que lo hagas ¿con Bill? ¡Escuchaste! "Con Bill".

    - (Sonríe un poco entendiendo el mensaje que le quería transmitir su amigo) entiendo lo que quieres decirme amigo, que Bill es un chico.

    - Correcto, veo que sigues siendo tan inteligente como lo eras en el colegio.

    - Así es amigo, eh Tom es que hay algo que tú aun ignoras.

    - ¿Y que es eso que ignoro?

    - Soy gay Tom.

    - Queeeee…

    - Si de hecho fui yo quien termine con mi novia luego de darme cuenta de mi atracción por los hombres.

    - Pero porque no me lo dijiste desde el principio.

    - Temi que me rechazaras amigo.

    - Pero porque habria de hacer algo asi, vamos Andreas eres mi amigo me conoces, sabes que no soy un estúpido, como podria rechazarte por algo asi, eso no te hace dejar de ser mi amigo ¿o si?

    - Por supuesto que no.

    - Ven dame un abrazo amigo (Andreas corresponde al abrazo), te quiero y no me importa tu preferencia sexual, tienes todo mi apoyo.

    - Gracias Tom, de veras que eres a todo dar.

    Bill cada vez que conoce más a fondo la forma tan hermosa de ser de su Tommy se enamora más de él.

    - No nos quedaremos todo el día aquí, vamos a casa.

    - Si amigo por favor, me siento muy cansado – Agrego Andreas a la vez que dejaba notar su cansancio dando un gran bostezo.

    El camino se les hizo corto por ir recordando las vivencias del ayer, en poco tiempo ya estaban en el apartamento.

    - Tommy no sabia que eras un rebelde cuando estabas en el colegio.

    - Si que lo era Bill, los profesores no me querían por ello, pero a mi eso me tenía sin cuidado.

    - Por supuesto que no te importaba Tom y como hacerlo si traías a todas las chicas derramando baba por ti. y que sigues siendo todo un casanova.

    - No amigo, esa época murió para mí.

    - Estoy escuchando hablar al don Juan numero uno del colegio, en realidad eres Tom Kaulitz.

    - Ya deja de bromear, pues si aunque no lo creas ya no ando de conquistador.

    - Vaya eso si me impresiona y a que se debió el cambio.

    - Mi mente se enfoco en cosas mas importantes (vuelve a ver a Bill quien estaba un poco triste por los comentarios de Andreas).

    - ¿Te pasa algo Bill?

    - No Andreas estoy bien, algo cansado nada mas. Los dejo me voy a mi habitación a descansar un poco, con permiso.

    Los comentarios sobre lo don Juan que era Tom no agradaron en lo mas mínimo a Bill, es mas lo llenaron de celos al solo pensar algo así.

    - Como pretendo gustarte Tommy si tu hiciste gala de tus dones como don Juan en el colegio, por eso nunca me has hecho caso si amas a las mujeres – Expreso ahogado en llanto el crestadito, dejando correr el maquillaje de su rostro.

    - Esta será tu habitación amigo.

    - Esta muy linda Tom, gracias.

    - De nada amigo, puedes acomodarte, estás en tu casa, iré a la cocina a preparar algo para desayunar.

    - Nada de eso Tom, desde hoy yo cocino en casa.

    - ¿Y desde cuando cocinas?

    - Desde que me acompañe con un chef.

    - ¿Hablas en serio?

    - Si Tom, estuve en una relación con un chef por unos meses y él me enseño.

    - Oh vaya si que me has sorprendido.

    - Ya veo, bueno iré a cocinar algo ok.

    - Ok amigo como gustes – Le dijo Tom, en eso recordó la triste mirada que había visto en Bill y se dirigió a su habitación.

    Llama suavemente a la puerta de modo que no se de cuenta Andreas.

    - ¿Quién es? – Pregunta el crestadito entre sollozos.

    - Soy Tom, puedes abrirme.

    - Ahora no Tommy, estoy muy cansado quiero dormir un poco.

    - Bill que tienes ¿estas llorando?

    - No porque lo dices Tommy, yo estoy bien.

    - No mientas, te oyes mal.

    - No te preocupes estoy bien.

    Pero Tom sabia que no era así, fue a su habitación y sacó el duplicado de las llaves del cuarto de Bill fue hacia ahí y abrió.

    - Sabia que estabas mal – Dijo al ver a Bill sentado en el piso ahogado en llanto, se acerca a él y lo abraza - ¿Qué tienes pequeño?

    - Nada Tommy.

    - Y por tener nada estas así, llorando como si hubieses perdido algo muy querido.

    - De veras Tommy no tengo nada.

    - Haber pequeño, mírame a los ojos.

    - No quiero.

    - ¿Bill vas a desobedecerme?, mírame a los ojos.

    Sin querer Bill hace caso a Tom y le da a mostrar sus tristes ojos llorosos, Tom se conmueve al verlo así.

    - ¿Billy que tienes? Dime por favor, no estaré bien sino me dices lo que te pasa.

    - ¿Tommy eran muy lindas las chicas de tu colegio?

    La pregunta le resulta muy graciosa al trenzadito y se ríe un poco por ello.

    - No te rías Tommy, respóndeme por favor.

    - Pues si eran muy lindas.

    - Que tan lindas.

    - Lindas, simplemente lindas que mas quieres que te diga.

    - Y estuviste enamorado de alguna de ellas, amaste a alguna de ellas Tommy – Interrogaba Bill con sus ojitos llenos de lágrimas que pedían a gritos un no como respuesta.

    - No Bill, nunca amé a alguna de ellas.

    - ¿De veras? – Pregunta con una ligera sonrisa.

    - De veras Bill, no te miento. Tuve muchas novias y a más de una quise mucho pero no a tal forma de llegar a amarlas. Ese sentimiento solo se siente por una persona que sea extremadamente especial y esas chicas no eran especiales para mí.

    - ¿Y quien es especial para ti Tommy?

    En ese momento aparece Andreas y les dice:

    - Chicos el desayuno esta listo, ¿vamos a comer?

    - Si amigo vamos.

    - Todo esta bien aquí.

    - Si amigo, no pasa nada.

    - Pero que tiene Bill porque llora.

    - Me duele un poco la cabeza Andreas es todo.

    - Ah bueno luego de comer te daré una pastilla creo que ando unas para el dolor de cabeza en mi maleta.

    - Eres muy amable, gracias.

    - ¿Vamos Bill? – Pregunta Tom dulcemente.

    - Si Tommy vamos, ya me dio hambre.

    La paz ha vuelto a Bill, el saber que las chicas del colegio no significaron gran cosa para Tom le hace tranquilizar sus celos recobrando así sus ilusiones de algún día lograr enamorarlo.

    Mientras tanto Cala prepara su más cruel venganza.

    - Disfruta mientras puedas Bill, porque pronto volverás a tener noticias mías – Carcajadas maquiavélicas se hacen escuchar en toda la casa en la que fríamente asesinara al que en vida fuera su gran amor.

      Fecha y hora actual: Jue Abr 18, 2024 12:13 pm