Tokio Hotel World

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

^-^Dediado a todos los Aliens ^-^


2 participantes

    Atraccion (Tokio Hotel)

    Stephanie Kaulitz
    Stephanie Kaulitz


    Mensajes : 6
    Fecha de inscripción : 20/07/2011
    Edad : 31
    Localización : Ecuador

    Atraccion (Tokio Hotel) Empty Atraccion (Tokio Hotel)

    Mensaje  Stephanie Kaulitz Miér Jul 20, 2011 11:52 am

    Capitulo 1: Atraccion

    ________Tom’s POV___



    Ahí estaba una vez más, cada viernes por tres semanas venía al parque a observar al hermoso pelinegro. Es tan místico, tan sensual, a pesar de que lo único que le veo hacer es fumar, pero no me importa, sé o más bien siento que él es diferente, él es único en su especie, cuál es exactamente su especie? No lo sé, pero ciertamente no parece humano, no… no lo parece, es demasiado extraño, demasiado mágico, demasiado perfecto.____



    Hoy he llegado temprano, he meditado toda la semana y decidí acercarme, entablar conversación, algo, lo necesito. Sí, es una necesidad… necesito acercarme, saber de él, necesito oírlo, olerlo…tocarlo…sí, tocarlo estaría bien. Lo he soñado, desde el primer viernes que lo vi. Había viento ese día, su hermoso cabello negro se movía acompasando las suaves ráfagas. Recuerdo que lo miré y me quedé idiotizado mirándolo y por un momento, por una milésima de segundo él también me vio, o no?, no lo sé, sólo sé que desde ese día mi vida cambió. Mi pacífica vida se vio sacudida por ese sentimiento que se instaló en mi pecho. ____



    Lo sueño, sueño con él cada noche, lo amo en la madrugada, desato mi pasión por él y despierto agitado pensando en cómo será poseer algo tan exquisito como su pálida piel, cómo será oírle gemir, cuál será el sabor de su piel sudorosa al hacer el amor. Sí, por mi parte no sería sexo, sería hacer el amor. Llámalo obsesión, no me importa, para mí es amor, nadie puede juzgarme porque no sienten lo que yo llevo dentro. No entienden como late mi corazón con el sólo pensamiento de sus ojos maquillados y sus labios carnosos, nadie podría jamás entenderme si no lo conocen, aunque yo mismo no lo conozca. ___



    Lo decidí, hoy es el día. Me bajé de la camioneta y caminé a la banca en que se sienta, saqué un cigarro nervioso. Ahí viene, Dios que no me desvanezca, dame fuerzas para hablar con este ángel de la noche.____



    _________Bill’s POV____



    Viernes otra vez. Me preguntó si el humano vendrá a verme. Es extraño que aun esté vivo, sí yo soy el extraño. Hace tres semanas lo vi y lo marqué, iba a ser mi presa, pero… siempre hay un pero, el mío es que soy un sentimental. Contrario a mi especie que piensa que los vampiros son hermosos, mágicos y sin remordimientos, yo tengo un sentimiento humano, siempre creí, desde mi existencia mortal yo creí en el amor y cuando mi mirada se cruzó con la del chico de trenzas, saltó una chispa en mi interior, una que encendió una hoguera que arde cada día, esperando cada viernes para verle. Pero yo no le veo, no quiero asustarlo, yo lo siento, siento sus latidos, siento su aliento, y me encantaría hablarle, pero no puedo, lo pondría en peligro, yo sería su peligro y no quisiera lastimarlo, porque es humano y la humanidad es tan frágil.___



    Camino en silencio hasta la banca en que me siento, pero está ocupada. Mis super sentidos me indican que no es una amenaza, al contrario, su olor familiar me indica que el tan anhelado y temido encuentro ha llegado. Me siento a su lado.___



    -Hola –le digo, mi voz suena fría, como siempre-



    -Hola –sus latidos se aceleran, está nervioso, muy nervioso- tienes… tienes fuego? –me señala un cigarrillo y me ofrece otro-



    -Claro, toma –le encendí, sus manos temblaban y no pude evitar sonreír-



    -Soy Tom –dio una profunda calada-



    -Yo soy Bill –le dije soltando una bocanada de humo-



    -Vienes a menudo Bill? –Trató de entablar conversación-



    -Lo mismo que tú Tom –le dije dejando en claro que sabía que me espiaba-



    -Cómo? –se ahogó con el humo de su cigarro-



    -Que sé que me espías Tom.



    -Yo..yo… no te espío, bueno… no es lo que parece. –movía las manos apenado-



    -Y qué es entonces Tom –lo miré inquisidora mente. Se puso serio y me miró-



    -Bill, te encontré por casualidad un día aquí y desde entonces no te he podido sacar de mi cabeza.



    -No eres un sicópata? –le pregunté como si me asustara-



    -Dios no! Bill, te parecerá tonto, pero ¿Crees en el amor a primera vista? –Sus mejillas se sonrojaron y me causó mucha ternura-



    -Solía creer –bajé la mirada, pensando que si fuera humano podría permitirme amar a este chico-



    -Bill –me levantó la barbilla. Lo miré- eres especial.



    -Tom, yo no soy lo que tú crees, yo… no soy normal.



    -Lo sé –me dijo tranquilo- no estoy seguro, pero sé que eres especial.



    -Eres muy ingenuo Tom, en la mitología me nombran como un monstruo. –Él movió negativamente la cabeza, restándole importancia a mis palabras-



    -La historia se ha equivocado cientos de veces.



    -Por qué estás tan confiado si ni siquiera sabes lo que soy? –este chico me intrigaba-



    -Porque si fueras tan maligno o perverso como dices ya me habrías atacado, de hecho me habrías atacado cuando supiste que te espiaba.



    -De hecho, aquella vez te marqué, te elegí para ser mi presa. Te asusta? –lo intimidé, pero nuevamente no se inmutó-



    -No tengo miedo. Te he visto, no dañas a nadie, sólo fumas y te vas.



    -Te observaba Tom, tú pensabas que me espiabas a mí, pero era yo quien te estudiaba.



    -Y qué harás …matarme? –soltó una risita nerviosa-



    -Sí –me miró con los ojos grandes-



    -Qué eres Bill? Dímelo y me entregaré por completo a ti, no me importará morir en tus brazos.



    No podía creer cómo este chico se entregaba a mí en bandeja de plata, por qué? Por amor? Tal vez, y yo… por qué no lo ataco de una vez y termino con esto? No puedo… me siento paralizado ante la entereza de Tom.____



    -Tom yo… soy un vampiro, un asesino por naturaleza. –Él sonrió-



    -Debí imaginarlo, cierto? Demasiada perfección no podía ser humana. Me gustas Bill, es más te deseo.



    -No deberías Tom, esto no es un juego –quise volver a intimidarlo-



    -Sé que no lo es. Si estoy marcado por ti es porque me encontraste especial también, o no es así?



    -Sí es verdad –sonrío y le miro de frente- te encontré sexy.



    -Lo ves fue mutuo. Si voy a morir en tus manos, te puedo pedir un favor.



    -Dime –qué me pediría? Me intrigó-



    -Podemos hacer el amor? Para mí sería la entrada al paraíso.



    -Te entregarás a mí así de fácil, no suplicarás por tu vida, no lucharás contra mí, no implorarás a los dioses por tu salvación. Estás con una criatura de la noche Tom, no sé si el estar conmigo te levará al cielo o al paraíso como dices, más bien te llevará al infierno.



    -No me importaría pasar las penas del infierno por un momento de intimidad contigo. La vida sin ti ya no tiene sentido para mí y los dioses… bah, tú eres mi nueva religión Bill –movió el piercing de su boca con la lengua, lo que me pareció realmente sexy-



    -Vamos entonces –le extendí la mano para que me siguiera. La tomó sin dudar y caminamos así hasta mi Mercedes negro-



    -Para ser un vampiro tienes un gusto exquisito –dijo refiriéndose al auto, pero para molestarlo le contesté-



    -Claro, por eso te escogí a ti –se sonrojó. Lo llevé a mi departamento, al entrar Tom miró todo con asombro-



    -Vuelvo a repetir que tienes un gusto exquisito.



    -Quieres una copa? –me miró expectante, los latidos de su corazón comenzaron a acelerarse-



    -Me gustaría que no perdiéramos tiempo. –Usando mi super velocidad llegué a su lado y se sobresaltó, sin embargo no evitó mi mirada-



    -Eres un chico ansioso –lo besé hambriento, no de su sangre, sino de su esencia, él me respondió con la misma premura, desesperados nos abrazamos y recorrimos el cuerpo del contrario. Nuestras lenguas bailaban en sintonía, como si nuestras bocas hubiesen sido hechas para pertenecerse.-



    -Dime Bill –me pidió agitado, separándose sólo unos centímetros- Ya has traído otras presas acá? Te acuestas con tus víctimas? –su mirada era inquietante-



    -Estás… celoso? –Asintió y un tinte rosa llenó sus mejillas- No –le aseguré- eres el primero con el que me involucro.- dije sincero-



    -Pero yo creí que los vampiros eran muy sexuales? –me miró extrañado-



    -Muchos lo son, para mí es diferente –me separé de él y me senté en el sillón- yo no escogí ser así… me convirtieron en contra de mi voluntad. –Se sentó a mi lado y cogió mi mano-



    -Ya no quieres ser vampiro?



    -No es eso, ya no reniego de lo que soy, es sólo que a veces es muy solitario –su mano acarició la mía-



    -Cuántos años tienes?



    -Cuando me convirtieron tenía 21, ahora deben ser más de 150, dejé de contar hace mucho.



    -Tenías mi edad. Mírale el lado positivo, te sigues viendo sexy. Puedo besarte?



    -Claro –nos volvimos a besar, pero esta vez fue más tranquila, fue un beso tierno, con cariño. Tom acariciaba mi cabello y soltó un pequeño gemido que me hizo sonreír-



    -Bill has matado mucha gente? –Ni siquiera se veía preocupado por la pregunta-



    -La verdad Tom, las películas mienten sobre nosotros.



    -Por qué?



    -Un vampiro no necesita realmente tomar toda la sangre de la persona, por lo tanto no necesitas matarla. Sólo bebes lo que necesitas y luego borras las marcas.



    -Borrar las marcas?



    -Nuestra saliva contiene algo que suaviza la cicatriz de la mordida y luego borramos la memoria de la presa, cuando esta despierta piensa que se ha desmayado y nunca recuerda que fue mordida.



    -Ya veo, o sea que sólo me estabas intimidando al decirme que me matarías.



    -Puedes estar tranquilo Tom, no morirás. –Lo besé con pasión y fui igualmente correspondido. Tom manejaba sus manos de manera formidable, me sentía completamente excitado. Me separé de él con dificultad- Vamos –le pedí, tendiéndole la mano. Lo guié hacia la habitación y me quité el abrigo, él hizo lo mismo y me volvió a besar-



    -Me gustas mucho Bill.



    -No hables sólo bésame. –Y así lo hizo. Nos besamos con pasión, sin embargo Tom me llenaba de ternura, me estaba entregando su alma sin reparos, sin pensar en que ese gesto me conmovía hasta lo más hondo. Su respiración agitada me indicó que debíamos avanzar. Me quité la playera y le quité la suya. Su cuerpo estaba trabajado. Lo empujé a la cama y me fui sobre él, besando, mordiendo, lamiendo, era afrodisíaco. Tom gemía de placer y sus manos cálidas, humana, me recorrían la espalda.-



    -Aaaaahhhh Bill –gimió cuando succioné sus pezones-



    -Creo que tus enormes pantalones me estorban –él rió y levantó la cadera para ayudarme a quitarlos. Los míos más ajustados volaron por alguna parte de la pieza. Me puse nuevamente sobre él y froté nuestros miembros-



    -God Toooooommmm –jadeé en su boca-



    -Oooohhhh Bill –Sin poder evitarlo Tom me giró quedando sobre mí y rápidamente nos desprendió de la única prenda que quedaba. Se posicionó entre mis piernas y puso sus dedos en mi boca, los ensalivé anticipando sus movimientos- No te preocupes, seré cuidadoso- dijo besando mis labios, me preparó lentamente.



    -Ya Tom, estoy listo –le dije con la voz ronca de deseo. Se acomodó nuevamente y me penetró con suavidad-



    -Bill eres delicioso –me embistió lentamente mientras me acostumbraba a él-



    -Dios Tom mmm más fuerte mmmm –me obedeció y me golpeó más profundo y más rápido, llegando a mi centro del placer, gemí como un loco y le escuché jadear mi nombre con cada embestida recibida-



    -Bill aaaa prométeme aaaa



    -Qué cosa?



    -Prométeme que no te olvidaré mmmm por favor, no quiero olvidarte.



    -Tooommmm –llegamos al orgasmo casi al mismo tiempo, gimiendo y sudando-



    -Bill –se puso a mi lado en la cama- mírame –me pidió casi suplicante-



    -No puedo prometerte eso, sería peligroso para ambos.



    -Vamos Bill por favor, come de mi, bebe de mi sangre, quiero ser tu fuente de alimento, pero por favor no quiero olvidarte.



    -Lo dices porque estás cegado por la pasión del sexo.



    -No Bill, siento que si te olvido perderé parte de mi vida, siento que ya no tendrá sentido continuar. Yo…



    -Tú qué Tom –pregunté ansioso-



    -Te quiero Bill, te he querido desde ese día en que te vi en el parque, cuando nuestras miradas se encontraron por un segundo, supe que te amaba. –Lo abracé sintiendo que el hielo que cubría mi congelado corazón se desasía, dejando entrar la calidez de los sentimientos-



    -Gracias Tom, con eso me conformo.



    -Ya puedes irte.



    -No me iré así como así Bill.-Debes hacer la promesa.



    -Está bien –lo miré serio- te lo prometo, no me olvidarás.



    -Ahora bebé de mí –me dio un casto beso-



    -No puedo –me sentí confundido- no quiero dañarte.



    -No lo harás, vamos quiero compartir esto contigo. -Me volvió a besar y suavemente guió mi boca a su cuello –



    -Prefiero beber de aquí –bajé mi cabeza al interior de su muslo, lamí el área seleccionada y él se estremeció- No lo haré si no quieres –le miré con ternura-



    -Sí quiero –saqué mis afilados colmillos y rompí la carne-



    -AAAAhhhhh –gimió de dolor y se calmó, su corazón latía rápido, más no temeroso, bebí hasta saciarme y con cuidado lamí la herida para borrar la marca. Me puse a la altura de su rostro y él besó mis labios hambriento- Sabes a mí –sonrió-



    -Eres exquisito.



    -Lo sé –ambos reímos-



    -Debes dormir para recuperarte.



    -Te veré en la mañana? –preguntó asustado-



    -Despertaré a tu lado, pero no podré acompañarte afuera.



    -Es suficiente para mí. –cerró los ojos con pesadez, la pérdida de sangre le estaba cobrando. Lo miré y me fasciné de tanta belleza, de tanto corazón, de tanto amor. Aun en estos tiempos llenos de maldad existe el amor. Me costó 150 años hallarlo, y me atemoriza haberlo encontrado, me pregunto si él querrá compartir la eternidad conmigo.-



    __________Tom’s POV_________



    Desperté tras haber dormido plácidamente, creo que fueron horas, aunque no podía estar seguro porque ninguna luz entraba en aquella habitación. Sentí un brazo rodear mi cintura y recordé todo. Mi hermoso pelinegro yacía junto a mi completamente desnudo cubierto sólo por la sábana de seda que nos cubría. Me acerqué y deposité un beso en sus labios, él ni siquiera se movió. Había cumplido su palabra, no había perdido la memoria. Me moví un poco y revisé mi pierna… nada… no había rastro alguno de mordida. Al pensar en eso no pude evitar estremecerme. Esa mordida había sido lo más excitante que me ha pasado, casi tanto como lo fue el hacer el amor con Bill. No puedo esperar a que lo haga otra vez, pero ¿querrá hacerlo de nuevo? ¿Será sólo sexo para él? ¿Lo habrá hecho sólo porque se lo pedí? Cómo saberlo sin encararlo. Tengo miedo, no quiero presionarlo, pues si lo hago tal vez me borre la memoria y no me lo podría permitir, No! Sencillamente no puedo olvidarlo, eso sería seguir siendo un muerto en vida.____



    Hace años ya que soy un zombi, un ser que ha perdido su alma y sus deseos de vivir, sólo desde que vi a Bill en aquel parque mi vida cambió, hasta mis amigos han notado mi cambio, me siento… contento… pleno… feliz. Me pregunto si él me aceptará a su lado, si querrá que siga frecuentándolo como una pareja. Dios él me ha sacado de la oscuridad en la que me encontraba, y aunque este nuevo mundo también es de sombras, es mucho más llevadero a su lado, es algo que aceptaría gustoso, cambiaría por él y sólo por él.



    Me levanté con intensión de volver a casa, mi estómago rugió, bueno soy humano y tengo mis necesidades y no creo que Bill tenga comida aquí. Aunque traté de no hacer ruido, mi moreno se movió y me habló bajito.



    -Quédate –me pidió con ojos cansado-



    -Regresaré esta tarde, cuando se ponga el sol.



    -Llévate mis llaves, toma –me alcanzó las llaves de su casa-



    -Te amo –le dije besando sus labios- Vuelve a dormir –cual gatito se acomodó en la cama y su respiración se hizo pausada-



    En casa me di una ducha y me preparé algo de comer. Tenía un hambre increíble, debe ser por la pérdida de sangre, sin embargo me sentía bien, realmente bien. Llamé a mamá y la saludé, ella se extrañó de mi buen humor y me preguntó si estaba enamorado, sí, le confirmé y ambos reímos, los sentimientos estaban a flor de piel, todo me hacía feliz, hasta los programas tontos de la televisión. Volví a comer y me preparé para regresar con Bill, debía preguntarle.



    Entré al departamento lujosamente amueblado y fui en dirección al ruido que oí: la ducha. Seguí caminado y entré a la cocina, como me lo esperaba no había nada de comer, sólo licor.



    -Tom llegaste –me dice el pelinegro con una sonrisa angelical-



    -No aguantaba las ganas de verte –respondí sincero. Me acerqué a él y lo abracé por la cintura, su cabello aun mojado dejaba caer gotitas sobre mi cuello. Lo besé- Te extrañé.



    -Yo sólo dormí, pero estoy feliz de verte. Por un momento pensé que huirías del país y le contarías a la prensa amarillista sobre la existencia de un vampiro real –dijo irónico-



    -Aun no crees en mi, verdad? –sostuve su miraba, se ruborizó-



    -Lo siento Tom, es sólo que he visto tanto de este mundo… y lo que he visto no es nada bueno, cómo me pides que crea en un chico que se enamoró a primera vista de mí.



    -Es verdad, por eso hoy te he traído algo. –meti mi mano al bolcillo de mi abrigo y saqué una cajita de terciopelo negro y se la di-



    -Qué es? No será?



    -Ábrela –con sumo cuidado abrió la cajita que dejó a la vista una argolla de plata- Te quiere Tom –leyó la inscripción y luego suspiró- es simplemente maravilloso –me abrazó cariñosamente-



    -Es algo muy simple, pero refleja mis sentimientos por ti. Bill… quiere…quieres ser mi novio –mi corazón se aceleró, estaba angustiado, y si no quiere? Y si sólo soy un juguete para él?-



    -Sí quiero –me besó dulcemente y al separarnos se puso el anillo- Sabes Tom, esto es extraño, cuando yo vivía, me refiero a como un mortal, sólo tuve una novia. Después de mi cambio he mordido a muchas personas, hombres y mujeres, pero nadie había despertado sentimientos “buenos” en mí. Tú eres el primero. No puedo decir que no he tenido aventuras sexuales de una noche, pero fueron sólo eso “aventuras” sin embargo hoy me sentí emocionado de despertar a tu lado. –se sonrojó adorablemente-



    -Bill yo… me siento halagado. –Nos besamos e hicimos el amor. Quedamos exhaustos en la cama, respirando agitadamente-Tienes hambre Bill? -le pregunté seductor-



    -Sólo hambre de ti.



    -Quieres probarme? –Le ofrecí pasando su mano por mi muslo-



    -No amor, con lo de ayer es suficiente, te dije que no necesitamos mucho para vivir.



    -Estás rechazándome? –seguí tentándolo-



    -Quiero probarte pero de otra manera –me besó salvajemente, me excité por completo, él se puso sobre mí y para darle espacio abrí mis piernas. Ensalivó sus dedos y se dirigió a mi parte más íntima, con delicadeza, pero con premura me dilató y luego entró en mí. Era una mezcla de sensaciones, nunca había estado con un hombre, sólo con Bill y esto era nuevo, nuevo y excitante, me dejé hacer y gemí su nombre tantas veces como la cordura me permitió, el resto sólo fueron sonidos ininteligibles. Se derramó dentro de mí y yo en nuestros estómagos.-



    -Eso ha sido … uf…fuerte –le digo abrazándolo-



    -Tú eres increíble.



    -Quieres dormir? –Me preguntó acariciando una de mis trenzas-



    -No, quiero pasar el máximo de tiempo contigo. –Hablamos mucho, no cabía duda que pese a todo lo oscuro del mundo que había visto, Bill era una persona encantadora, muy comunicativa y amante de la vida. Me contó de las comodidades que tiene como vampiro, de sus super poderes, de los vampiros malos y de los buenos, de los amigos humanos que tuvo, en fin, me contó su vida. Sin embargo, sufrí por él, su existencia es muy solitaria y eso me entristeció.- Bill



    -mmm? –Dijo perezosamente mientras me acariciaba las trenzas-



    -Quiero estar contigo, todo el tiempo que pueda.



    -No podrás, envejecerás y morirás y yo sufriré por ti. No quiero sufrir Tom, ya ha sido suficiente. Pero es inevitable, pues siento mucho por ti. No sé cómo ni por qué te metiste en mi corazón, con sólo una mirada a tus ojos marrones me cautivaste y ahora… tu sinceridad y modestia, tu inocencia y caballerosidad y tu sexo exquisito –sonrió- sufriré, lo sé.



    -No tienes por qué sufrir, no me quiero separar de ti… crees…crees que puedas convertirme en alguien como tú –se enderezó en la cama y me vio aterrado-



    -No Tom! Tendría que matarte y no me arriesgaré. –Sacudió la cabeza y yo le sujeté los hombros trayéndolo hacia mi pecho-



    -Cuéntame… cómo es el cambio?



    -Tendría que beber de ti, dejarte seco, en el límite de la vida y la muerte y luego darte a beber de mi sangre maldita. Entonces morirías y renacerías como vampiro. Pero… no siempre resulta, me han contado que muchos han querido convertir a sus familias, pero sus cuerpos no lo soportan y mueren igualmente. Tom yo… no podría matarte, me moriría contigo. –una lágrima mojó mi pecho-



    -Bill, quiero estar contigo, soy joven, mi cuerpo es fuerte y tengo la misma edad que tú tenías, hagamos la prueba, no quiero dejarte, en verdad quiero estar contigo para siempre, así no estaríamos más solos, ninguno de los dos.



    -Y renunciarías a todo por mi vida de oscuridad? –se apoyó en la cama y me miró-



    -Yo no tengo vida. Sólo desde que te vi comencé a apreciar la existencia, pero en estos dos días he amado todo lo que hay a mi alrededor, porque tú me llenas el alma.



    -Tengo miedo Tom.



    -Intentémoslo, te prometo que no moriré. Además cuando me muerdes me excitas mucho –le miré coqueto y él se largó a reír-



    -Eres un loco.



    -Hazlo amor –lo besé. El puso su boca en mi cuello y clavó sus colmillos en mí, volví a vivir un cúmulo de sensaciones agradables, me sentía extasiado. Acaricié el pelo de Bill mientras bebía, hasta que empecé a sentirme débil, mis ojos me pesaban y ya no pude ver, sólo sentía la voz de Bill a lo lejos-


    -Bebé Tom, bebe de mí y no te vayas a morir –Accedí y bebí. Sujeté su muñeca y bebí, hasta que unas nauseas muy grandes me lo impidieron. Sentí que los latidos de mi pecho se aceleraban, sentía que mi corazón iba a explotar, hasta que ya no latían más y la oscuridad me invadió. ¿Es esto la muerte?



    ______Bill’s POV________



    Pude oír los latidos de Tom detenerse por completo. Ahora debe renacer. Dios por favor que no muera. Si en verdad existes… no lo dejes morir. No quiero perderlo, no podría soportarlo. Agudicé mi oído, hasta que un gran suspiró me sacó de mis pensamientos. Tom parpadeó y abrió los ojos y se enderezó, su piel se tornó pálida como la mía.



    -Te dije que volvería y no te dejaría. –Lo abracé con desesperación-



    -Tom, tenía tanto miedo, que bueno que estás aquí. Ahora nunca te dejaré ir.



    -Y yo no me iré a ninguna parte sin ti. Te amo.



    -Y yo te amo a ti. Después de 150 años he encontrado el amor y será para toda la eternidad.



    -Estaremos juntos para siempre.


    Capitulo 2: Viviendo Como Vampiro

    _______________Tom’s POV________________







    Me sentía realmente en las nubes con Bill a mi lado. Habíamos vuelto a hacer el amor. Sentía que cada toque de sus manos era la gloria para mí, y sin embargo, todo lo bueno tiene un final, mi estómago rugió violentamente.



    -Bill, me muero de hambre.



    -Saldremos a cazar, pero antes, toma –Me dio su muñeca- bebe de mí.



    -Pero tú eres un vampiro.



    -Lo sé, pero eres un vampiro nuevo, no podrás contenerte y no queremos que mates a alguien.



    -Pero Bill, tú me dijiste que no mataban a nadie.



    -Cuando estás entrenado Tomi. Los vampiros nuevos son otra cosa. Algunos pueden enloquecer, se pierden en su sed por la sangre. Además, la sangre aumenta provisionalmente tus poderes, los vampiros nuevos se enceguecen por el poder recién adquirido.



    -Ya veo.



    -Vamos, bebe de mí. –Acerqué su muñeca a mi rostro y lo miré mientras rasgaba su piel, le vi fruncir el ceño y luego relajarse. Me miraba con total tranquilidad, lo amaba y ahora mismo él estaba cuidando de mí, como cuando recién nacido llega al mundo. Pero me prometí a mí mismo que algún día sería yo quien cuidaría de él. Bebí un par de sorbos, hasta que mi estómago se llenó, pasé mi lengua por mis labios para limpiarme y él terminó el trabajo con su propia lengua, era tan jodidamente erótico-



    -Eres delicioso Bill.



    -No más que tú. Ya está oscureciendo, saldremos ahora. Ponme mucha atención Tomi.



    -Me agrada que me llames así Bill, pero sólo hazlo en la intimidad, porque suena un poco infantil.



    -De cuerdo, no quise llamarte inmaduro ni nada.



    -Lo sé.



    -Bien, escúchame. Primero seleccionaremos una víctima, con nuestra super velocidad nos acercaremos, la mirarás a los ojos para hipnotizarla.



    -Podemos hacer eso?



    -Claro, nuestros ojos se tornan amarillos al hipnotizar.



    -Ok, continúa.



    -Luego bebes de tu víctima, recomendación: la muñeca.



    -Perfecto.



    -Al beber, la limpias con tu saliva y luego concentras tu energía en eliminar sus recuerdos relacionados contigo. Debes tener cuidado, no vayas a borrar todos sus recuerdos.



    -Y cómo sabré si lo hago bien?.



    -Yo estaré contigo no te preocupes.



    -Comprendo, hay algo más?



    -No, sólo tener la valentía de hacerlo.



    -Voy a vivir así, no tengo dudas.



    -Bien, vamos. Creo que debemos ir a nuestro parque.



    -Buena idea Bill.



    Nos vestimos tras ducharnos y nos pusimos en dirección al parque donde nos conocimos. Nos sentamos en la misma banca y esperamos. Fumamos y hablamos de cosas banas, vimos pasar una pareja de enamorados y Bill me hizo una señal. Nos pusimos de pie sincronizada mente y seguimos a la pareja, que buscaba la oscuridad del parque para acariciarse. Nos pusimos delante de ellos. El hombre por inercia se puso de pie como escudo de su pareja. Bill lo sujetó con gran fuerza, inmovilizándolo. Yo tomé a la chica para evitar que huyera. La miré a los ojos y siguiendo mis instintos la hipnoticé. Cuando la mujer dejó de moverse, aflojé mi agarre y tomé su mano llevándola a mis labios. Mordí su muñeca y la sangre salió en abundancia y a diferencia de la de Bill, estaba tibia, y llenadora, sólo con un par de sorbos me sentí rebosante de nuevas energías. Mi hermoso pelinegro no bebió, pero me observó en cada uno de mis movimientos. Su rostro reflejaba melancolía, era como si estuviera arrepentido de haberme convertido, por qué su rostro mostraba dolor? Le preguntaría luego.



    -Bill, cómo le borro la memoria?



    -Obsérvame, borraré los recuerdos de este hombre.



    -Pero no has bebido de él –Le dije como si fuera lo más normal del mundo-



    -Porque nos vio Tom, y eso es peligroso.



    -Entiendo. –Le vi dirigir su palma extendida a los ojos de su víctima y concentrarse, luego una pequeña luz amarilla brilló-



    -Eso es todo. Debes concentrarte en borrar sólo nuestro encuentro y prácticamente puedes leer la mente de tu víctima. Inténtalo. –Así lo hice, puse mi mano como le vi hacerlo y me concentré. Una sucesión de imágenes de la mente de la chica apareció en mi cabeza y supe exactamente cuando debía intervenir, fue increíble, también apareció la luz y luego nada.-



    -Qué hacemos con ellos Bill?



    -Acomodémoslos en la banca. –Los sentamos uno al lado del otro y nos fuimos de regreso al apartamento. Una vez allí mi moreno se comportaba de una manera muy extraña, hasta que ya no lo soporté más y lo abracé por la espalda-



    -Qué te pasa Bill?



    -No me pasa nada, ya eres un vampiro completo, ya no me necesitas. –Dijo con la mirada perdida-



    -Pero de qué hablas, claro que te necesito. –Me di la vuelta y lo miré directo a los ojos.



    -Te gustó su sangre, no es así?



    -Bill –Sonreí- estás celoso?



    -No, sólo estoy diciendo la verdad.



    -Bill, Billy –Lo abracé y puse mi cara en su cuello- Te amo, recuerdas? Sí su sangre era tibia y todo, pero la tuya fue mágica, fue mi primera vez, la cual siempre estará en mi alma. Lo entiendes, logras comprender lo mucho que tú significas para mí? Es algo mucho más que un simple gustar, es algo profundo, he cambiado todo por ti, mi humanidad, por tu inmortalidad. Porque deseaba estar aquí contigo.



    -Tomi.



    -Esa, cielo, es la verdad. Te amo.



    -Y yo a ti.







    ________________Normal POV___________________



    _______________Dos años después_______________







    Aun después de haber pasado dos años de estar viviendo juntos, el pelinegro seguía sintiéndose celoso de su pareja cuando salían de cacería. Y era normal, ya que por su complexión más varonil, el trenzado siempre escogía víctimas femeninas, pero él lo hacía porque éstas caían más fácilmente en sus redes, y no porque hubiera en él alguna intensión de engañar al moreno.



    Sin embargo un día al llegar al departamento que compartían, el moreno encontró una nota sobre la mesa. Inmediatamente se puso en estado de alerta y comenzó a empacar sus cosas.



    -Vamos Tom, nos vamos de aquí. –El de trenzas, al salir de la ducha ve tremendo caos de prendas en su habitación-



    -Qué demonios te pasa Bill? Estás celoso otra vez?



    -No es eso, nos vamos y punto.



    -No me voy y punto. –Dio el trenzado cruzando los brazos- hasta que me des una buena explicación. –El pelinegro, que aunque delgado era muy fuerte, lo empujó casi al punto de elevarlo unos centímetros y lo azotó contra la pared.-



    -Nos vamos.-Su pareja, que lejos de asustarse, se excitó ante tal comportamiento, lo abrazó bruscamente y lo besó con pasión-



    -Dime –jadeó- dime qué sucede? Y te seguiré hasta el fin del mundo. –Volvió a devorar sus labios con premura-



    -Estoy en problemas. –Dijo soltándose y sentándose en el borde de la cama. El de trenzas se sentó a su lado y tomó su mano-



    -Cuéntame Bill.



    -Hay reglas Tomi, entre nosotros, los vampiros. No podemos convertir a otro sin autorización.



    -Por qué?



    -Porque la Tierra se llenaría de vampiros y qué comeríamos?



    -Buen punto.



    -Se tienen que haber enterado que te convertí.



    -Cómo? Y por qué ahora?



    -No sé cómo? Y ahora lo sé porque encontré esto. –Me dio una nota arrugada en un idioma desconocido-



    -Qué dice? No lo entiendo.



    -Es Francés, dice “Descubrí tu pequeño secreto”. Debemos huir Tomi, si nos quedamos, te pueden matar y yo no soy lo suficientemente fuerte para protegerte. Y si te hacen algo, me muero.



    -Entiendo. Sé que aun soy un vampiro joven, pero tengo bien desarrollados algunos poderes.



    -Tom escúchate. Sólo llevas dos años de vampiros, ellos te ganan por más de cien. Te harían polvo. Por favor Tomi, ven conmigo. –Lo abrazó y el trenzado lo correspondió-



    -Iré hasta el fin del mundo contigo. –Así juntos comenzaron a preparar las maletas, hasta que un ruido sordo los sobresaltó a ambos.-



    -Así que piensas huir conejito. –Dijo un hombre robusto-



    -Bushido, debí saber que eras tú. –Escupió el pelinegro, el de trenzas sintió la tensión en el ambiente apenas vio al sujeto-



    -Y tú debes ser Thomas.



    -Eso no es de tu incumbencia. –Respondió el de trenzas a la defensiva-



    -Ya sabes que soy tu juez conejito. –Le decía mordazmente al pelinegro-



    -No me importa qué seas Bushido, no tocarás a Tom



    - No me digas que te has enamorado, pero si es un crío, porque no te quedas con un hombre de verdad.



    -AH y debemos pensar que tú eres un hombre de verdad? –Interfirió el de trenzas, burlándose del hombre con aspecto de matón.-



    -Ya verás. –Con super velocidad se acercó a Tom para golpearlo, pero Bill saltó de la nada y recibió el rudo golpe. Tom se enfureció y saltó sobre Bushido, propinándole buenos golpes. El hombre no pudo menos que protegerse del ataque, hasta que lo empujó cerca de Bill-



    -No debí subestimarte pequeño.



    -No me digas pequeño. –Gritó levantándose del suelo, yendo a su amado- Estás bien?.



    -Sí, sólo un poco aturdido por el golpe. –El otro hombre se limpiaba la sangre del labio y nariz, que ocasionaron los golpes de Tom- Entretenlo un momento –Dijo Bill al oído de su pareja-



    -Bushido no dejaré que te acerques a mi pareja.



    -Qué sabes tú de parejas? –Gruñó el otro- Sabes lo que significa tener una pareja vampira Thomas? –Lo miró desafiante- Significa que estarás con ella hasta el fin de los tiempos, que morarás por ella.



    -Entonces Bill sí es mi pareja.



    -Te equivocas Bill es mío, tiene que ser mío, yo lo convertí, me pertenece.



    -Lo convertiste contra su voluntad, por eso él ha huido de ti todo este tiempo. Te odia.



    -Noooooo –Se abalanzó contra el de trenzas, donde ambos recibían golpes a una velocidad espeluznante y con una intensidad igual de increíble. Hasta que el hombre quedó sobre Tom, el más joven sólo se podía defender de la agresión, hasta que llegó Bill y le inyectó algo a Bushido-



    -Siento mucho hacer esto, pero no me has dado alternativa. –Dijo disculpándose, qué tan serio puede ser? Se preguntaba el de trenzas-



    -No Bill, por qué si yo te amaba?



    -Tú nunca me has amado. Tom, sí me ama y lo quiero a él de pareja. Lo siento.-El hombre se desplomó en el suelo y Bill comenzó a llorar desesperado-



    -Qué pasa cielo? Parece que de verdad lo amaras. –Cuestionó el de trenzas-



    -Lo he matado. Le inyecté sangre muerta y ahora todos estarán tras de mí.



    -Debemos huir y deshacernos del cadáver. –Dijo Tom pensando fríamente- Guarda la ropa, yo saldré a ocuparme de él-



    -No Tomi. –El pelinegro estaba realmente asustado-



    -No te preocupes, nada malo pasará. Ve a empacar.



    Haciendo uso de toda su inteligencia y maestría, Tom sacó el cadáver del departamento y lo llevó a un terreno baldío, donde procedió a incinerarlo. Y luego regresó a casa con su amado, quien tenía las maletas listas, sin embargo estaba amaneciendo.



    -Cariño, reservé boletos para esta noche. Iremos a Leipzing, un pueblito en Alemania. –Dijo el pelinegro abrazando al de trenzas al verlo llegar.-



    -Me parece bien, ya te lo dije una vez, contigo iría al mismísimo infierno.



    -A veces eres tan cursi cielo.



    -Te amo Bill, y si llegamos a tener problemas por lo que pasó hoy, pues no dudes de mí, yo estoy aquí para ti. Soy tu pareja.



    -Mi única y adorada pareja.



    -Vamos a descansar, que la noche será muy agitada.



    -Vamos.
    Alisson Kaulitz
    Alisson Kaulitz
    Presidenta
    Presidenta


    Mensajes : 392
    Fecha de inscripción : 03/07/2011
    Edad : 30
    Localización : Leipzig, Alemania

    Atraccion (Tokio Hotel) Empty *w* Sexy Love *w*

    Mensaje  Alisson Kaulitz Lun Ago 01, 2011 6:17 pm

    I love you awwwwwwww k capitulo tan sexy I love you esta super linda awwww I love you amo a los gemelitos mas sexys del planeta I love you

      Fecha y hora actual: Jue Abr 18, 2024 11:56 am